¿Que hacemos con la palabra de Dios?

 

biblia_uniemDios nos entregó en su palabra hermosas promesas que nos hablan de como él cuida de nosotros, que el es quien nos guia, y sobre todo el gran plan de redención del hombre. 

Pero depende de nosotros disponernos a estudiar su palabra y conocer cual es su voluntad.

En muchas ocasiones el pueblo de Israel se apartaba de la ley de Jehová, lo que provocaba que sus acciones ya no fueran conforme a lo que Dios quería, incluso se rendian ante ídolos y costumbres paganas.   y Dios enviaba profetas para que el pueblo volviera su corazón a Dios.

Posterior al exilio uno de los grupos volvió a Jerusalen guiados por Esdras quien procuró llevar al pueblo de regreso a la ley de Jehová, pues sabía que era la palabra de Dios la que cambia verdaderamente los corazones.

¿y nosotros buscamos lo mismo?
La clave se encuentra en el capítulo 7:

Porque Esdras había preparado su corazón para escudriñar la ley del SEÑOR y para cumplirla, a fin de enseñar a Israel los estatutos y los decretos. Esdras 7:10

Primero Esdras preparó su corazón.
Preparar nuestro corazón para estudiar la palabra de Dios significa estar con la actitud correcta frente a ella: dedicar tiempo de oración para ser guiados por Dios. Significa que no vamos a leerla a la rápida, sino que meditando en ella con el propósito de conocer más a Dios.

En segundo lugar Esdras se propuso cumplir la ley, y hoy también Dios nos llama a que seamos obedientes a la palabra de Dios.
Cuando Dios le ordena al pueblo que viva en santidad, es porque sin ella quedan apartados de Dios. El pueblo de Israel no debía contaminarse con costumbres de otros pueblos, y nosotros tampoco debemos dar lugar al pecado en nuestras vidas. Cristo nos ha perdonado, pero ahora viene el proceso de santificación donde buscamos agradar a Dios con todo lo que hacemos.

¿Suena dificil no?
Todos hemos pecado y aun siendo cristianos nos cuesta dejar aquellas cosas que nos apartan de Dios, algunos viven grandes luchas con su caracter, pero guiados por la palabra de Dios y el Espíritu Santo es como vamos cambiando día a día.

Y en tercer lugar Esdras enseñó al pueblo de Israel sus estatutos y decretos.

Una vez que Esdras ya había esrudiado la palabra y había cumplido con las ordenanzas, ahora era momento de enseñarle al pueblo.

Cuando hemos estudiado la palabra y aun nuestras acciones dan cuenta de ello, llega el momento de enseñarle a otros y ser de edificación para ellos.

Los padres deben enseñar la palabra de Dios a sus hijos, así como también en las iglesias deben enseñar aquellos que llevan tiempo en el evangelio y que sus frutos son de verdaderos cristianos que se esfuerzan por estudiar y cumplir la palabra de Dios.

Y todos tenemos el llamado a hablarle a otros de lo que Cristo ha hecho en nuestros corazones para que puedan creer en Él.

No calles la hermosa palabra de Dios, a quien puedas hablarle de Cristo, hazlo, y  a quienes recién han conocido a Jesús  enséñales a ser discípulos.

Y si necesitas consejo y no sabes a quien recurrir, en UNIEM estamos para ayudarte y brindarte la guia que necesites.

Esperamos que día a día puedas ser edificado leyendo la palabra de Dios.