Aprobado

revision“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” 2 Timoteo 2:15

Ascensores, camiones, construcciones, etc tienen un sello que dice aprobado, si se puede utilizar significa que ha pasado la prueba y ya está listo para ser utilizado. Si no pasaran pruebas rigurosas serían peligrosos para su uso, y una vez aprobado ya se puede garantizar su seguridad.

Incluso nuestros autos debemos llevarlos a la revisión técnica y no pasa la prueba si no los mantenemos en buen estado.

Al igual que un estudiante no puede aprobar un ramo si no estudia continuamente.

Cada día nuestras acciones se ven a prueba, en cada decisión que tomamos, por ejemplo en como tratamos a las personas, en cumplir lo que prometemos, en llegar puntuales, en incluso pagar nuestro pasaje de micro. Todo esto es nuestro testimonio, tanto las acciones pequeñas que realizamos casi automáticamente, como las grandes decisiones que debemos tomar y las difíciles situaciones que debemos enfrentar.

En la vida pasamos diferentes pruebas, unas destruyen a muchos, desaniman a otros, pero cuando permanecemos en Dios podremos salir adelante.

Las pruebas dan cuenta de nuestro carácter, al ver como reaccionamos y en que ponemos nuestra fe. No significa que no sea difícil una prueba para un cristiano, sino que cuando pasamos por pruebas debemos aferrarnos aún más a Dios, y en el encontramos nuevas fuerzas.

También somos puestos a prueba cuando decidimos sobre nuestro tiempo, cada vez que decidimos si acudir a servir a Dios o quedarnos con sueños y proyectos que nunca ponemos a la obra. 

Dios nos da talentos y dones para poder servir en nuestras congregaciones a nuestra comunidad. Para poder llevar a otros a conocer a Cristo mediante el amor que entregamos y el maravilloso mensaje de la cruz.

La palabra de Dios nos llama a que podamos presentarnos ante Dios aprobados y que usemos bien la palabra de verdad, en este contexto vemos que para ser aprobamos debemos cuidar lo que hablamos, y preocuparnos de siempre enseñar la palabra de Dios tal cual es, sin agregarle cosas, o usándola para contender.

En Timoteo 3:16 y 17 habla de que la escritura es útil para enseñar, para redargüir, para corregir y para instruir, y esto para que el hombre de Dios se prepare y esté listo para toda buena obra.

La palabra de Dios debemos aprenderla, vivirla, enseñarla y llevar a otros a que puedan crecer y ser preparados para servir.

¡Que maravilloso es cuando podemos servir a Dios y poder ser de bendición para otros! Y ¡Que hermoso es cuando nuestro testimonio permite que otros se acerquen a Cristo!

Anhelo que las vidas de cada lector puedan ser conforme al llamado de Dios, y que algún día cuando lleguemos ante Cristo todas nuestras acciones, decisiones y conversaciones, puedan ser aprobadas ante nuestro Señor.  

Finalmente tenemos que entender que todo lo que hacemos debe ser para la gloria y honra de Dios, ser agradecidos con lo que él nos ha dado, y que podamos invertir sabiamente nuestro tiempo, proclamando el evangelio de Cristo por todos los medios posibles.